“TU SALUD NO ES SÓLO PARA EL VERANO”

Se acerca el verano y con él la famosa “OPERACIÓN BIKINI”, donde todo el mundo comienza una carrera por conseguir el cuerpo “ideal que siempre ha deseado” en el menor tiempo posible. Esta operación bikini conlleva a la promoción de los retos de X días para conseguirlo, o las dietas milagro y productos quema grasas, que prometen muy buenos resultados en muy poco tiempo.

Con el aumento de estos anuncios sobre estos productos, os lanzo la siguiente pregunta: ¿Sólo hay que cuidarse en verano? Por supuesto que no, como bien indico en el título, TU SALUD NO ES SÓLO PARA EL VERANO, sino para todo el año. Nunca debemos dejarla de lado.

Además, os dejo otra pregunta para que reflexionemos. No pensáis, que, si existiese una dieta o productos milagrosos, ¿Tendríamos ese cuerpo deseado por cada persona? Si eso fuera posible no existiríamos los dietistas-nutricionistas, médicos, profesionales del deporte, y un largo etc, que nos ayudan a mantener una buena calidad de vida y salud óptima.

¿En qué consiste la operación bikini?

Consiste en alcanzar un peso ideal en un corto período de tiempo. Si algo caracteriza a estas “operaciones”, es la promoción de dietas milagro que prometen bajar de peso de una manera inmediata. Además, siempre hay una sustancia o producto milagroso como única opción (sólo sirve su producto o la sustancia del producto para ver los resultados). También existe una prohibición de alimentos o grupos de alimentos, es decir, son dietas restrictivas que no se adaptan a las necesidades, ni preferencias de cada persona y no se podrán mantener por mucho tiempo, porque no crean adherencia.

¿Se puede conseguir una pérdida de peso?

Realmente se produce una pérdida de peso porque existe una restricción calórica, es decir, se ingieren menos calorías de las necesarias para realizar las actividades del día a día; pero la pérdida de peso que se produce no es saludable, ya que cuando se pierde de manera rápida, también se pierde músculo, agua, y se producen alteraciones en las sensaciones de hambre y saciedad. Hay que tener en cuenta que en cuanto se abandone esa dieta o ese producto, se puede volver al mismo peso, incluso recuperar el doble de lo que se había perdido y pueden aparecer algunas complicaciones en el organismo dañando así la salud.

¿Qué pasa si no se consiguen esos resultados en ese tiempo?

La respuesta es NADA. No hay que castigarse, ni culpabilizarse o frustrarse por ello. La práctica de estos retos o dietas milagro, puede crear más estrés y ansiedad que harán que se consuman productos menos saludables. Incluso, se puede llegar a sentir tristeza, agobio o malestar al no conseguir ese peso “ideal” en los días que nos habían prometido. Estos sentimientos negativos pueden desencadenar conductas compensatorias o atracones.

¿Cómo veré resultados sin operación bikini?

Olvídate de la operación bikini y céntrate en CONSTRUIR un cambio de hábitos en tu día a día hacia un estilo de vida saludable.

En primer lugar, es muy importante estar motivados para empezar con este cambio. Sin motivación, hay mayor riesgo de abandonar cualquier objetivo propuesto. Otro factor igual de importante a tener en cuenta es la adherencia, clave para poder mantener los nuevos hábitos a largo plazo.  Hay que buscar rutinas que sean sostenibles en el tiempo y no una dieta para el verano o navidad, y olvidarnos de nuestra salud el resto del año.

Puede que el camino hasta llegar a nuestro objetivo sea difícil y lleve tiempo, pero con constancia y esfuerzo, seguro se consiguen.

El cambio de hábitos se consigue con un equilibrio entre la alimentación saludable y flexible, sin prohibiciones de alimentos o grupos de alimentos, con un buen descanso y una buena calidad del sueño, con una buena gestión del estrés y con la práctica de actividad física. Estos pilares son fundamentales para ver resultados y llevar a cabo una vida saludable.

Cuando el cambio se realiza teniendo en cuenta todos estos factores y con la ayuda de un profesional, por supuesto, ganaremos en salud.

No dejes tu salud en manos de una operación bikini, o de un producto milagroso que promete resultados rápidos. Ponte en manos de un dietista-nutricionista, que pueda ayudarte en el cambio de hábitos y que se adapte a tu rutina, necesidades y gustos y de ésta manera es como realmente verás resultados.

¡Se acabó la operación bikini, la operación navidad, y todas las operaciones alimentarias que ronden en tu cabeza!

¿Te compensa la operación bikini? O realmente ¿Quieres empezar a cuidarte de manera saludable?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba